La Medicina Interna en el Siglo XXI, una etapa de retos…

 

El término “Medicina Interna” tiene la edad de mas de un siglo, si nos remontamos a los 80´s del siglo XIX, siendo en Alemania en donde se acuñó el término “INNERE MEDIZIN”, al palpar la necesidad de ver a la persona como “un enfermo” y no como “una enfermedad”, es decir la capacidad de tener una visión holística del ser humano, siendo el término “integral” una palabra de uso cotidiano para el estudio del paciente, hay quienes definen al   Médico Internista, como aquel que tiene: “UNA VISIÓN INTEGRALISTA DEL ENFERMAR”.  A 130 años de vislumbrar ésta necesidad, éste término ha transcendido fronteras a través del tiempo, y en nuestro siglo, año con año se egresan médicos especialistas en Medicina Interna en muchos países del mundo, mas sin embargo, en las últimas dos décadas, la tecnificación de la medicina, la transformado diametralmente,  y cuando el avance en éste sentido pareciera una obra maestra, es paradójico como está cada vez más alejada del aspecto humano, de aquella visión integral por la que se ha pugnado tanto, hoy más que nunca la medicina se ha diversificado de tal  magnitud, convirtiendo a la medicina en una inmensa telaraña cada vez más alejada de su centro, haciendo una analogía, podríamos ejemplificar como desde la hoja más alta de la copa de un árbol hasta la raíz mas subterránea, sus ramas y raíces se van convirtiendo en especialidades y subespecialidades que nuevamente crean nuevos campos de acción,  cada vez más estrechos y en los que se adquiere sin duda alguna un conocimiento con mayor precisión y exactitud, por ser sitios más pequeños, teniendo un conocimiento extremadamente profundo de lo particular, pero como todo en la vida, trae aparejando una serie de circunstancias,  que dificultan en muchas de las ocasiones guardar esa capacidad de voltear a ver el “todo” que las antecede y las satisface,  mas sin embargo forman parte de éste ente de una manera indispensable, aquí es donde el Internista está formado y adaptado a éste tipo de visión, en la que se es parte del tronco común a todo lo que le precede, intentando descubrir el “como” esa raíz tan alejada de la copa, influye directamente en ella; de tal manera que ésta visión no es solo una especialidad, sino que se vuelve un estilo de pensar y actuar para nosotros los internistas, no como un todo, sino como parte de un equipo multidisciplinario, teniendo como fin siempre, el buscar el restablecer la salud del enfermo en el mejor de los casos, buscando la homeostasis de todos sus congéneres especialistas y subespecialistas.

                                                                                        Dra. Gabriela Ramírez Morales              

                                        Presidenta del Colegio de Medicina Interna de Aguascalientes, A.C.

Galería | Esta entrada fue publicada en Mensajes de la Mesa Directiva. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s